Sin categoría

Principio In Dubio Pro Natura: El derecho a un ambiente sano

La contaminación ambiental es un problema que afecta gravemente al planeta, es por ello que nos parece interesante conocer qué está sucediendo en los tribunales y qué criterios se están sustentando en México en materia ambiental.

Interés legítimo y carga de la prueba
Recientemente se publicó la Contradicción de Tesis 3/2019 en el Semanario Judicial de la Federación, en donde observamos un análisis muy interesante acerca del interés legítimo y la carga de la prueba.

Lo que se impugna en estos asuntos es la autorización de un conjunto urbano de tipo habitacional residencial alto, así como la emisión de un acuerdo por el que se autoriza desincorporar del patrimonio municipal diversos inmuebles de su propiedad y su enajenación en subasta pública, que habían sido donados para áreas verdes, parques, etc.

La parte quejosa señala en su demanda que con su edificación se causarían diversos daños ambientales; sin embargo, al resolver, los Colegiados sustentaron diversos criterios.

Criterios
En dos de ellos se sobresee el asunto por falta de interés legítimo y jurídico, al no acreditar la existencia de alguna afectación, pues el promovente se limita a realizar meras afirmaciones y aseveraciones hipotéticas, sin aportar medio de convicción alguno.

En otro, el Colegiado considera que con el estado de cuenta bancario y de servicios de agua potable se acredita la pertenencia al lugar y, por ende, el interés legítimo del quejoso. De ahí que, si el asunto se relaciona con peligro de daño ambiental, se debe reponer el procedimiento conforme al Principio de Precaución.

Finalmente, en el último asunto, el Colegiado considera que se deben requerir a la quejosa las pruebas que demuestren su residencia en el lugar, ya que la protección al medio ambiente implica el deber de las autoridades de propiciar el acceso efectivo a los procedimientos judiciales y administrativos.

Análisis
Como se aprecia, los aludidos tribunales se pronuncian sobre una misma situación jurídica; a saber, la carga probatoria en materia ambiental para acreditar un interés legítimo.

En ese sentido ante la diversidad de criterios, se debía definir a quién corresponde la carga de la prueba cuando una parte afirma que el acto reclamado le causa una afectación al medio ambiente y la otra afirma que no. Esto, con base en que en uno de los criterios se sostiene que esto incumbe a la parte quejosa y en otro se explica que el Juez debe allegarse de pruebas, ordenando la reposición del procedimiento.

En la Contradicción se considera lo sustentado por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en el Amparo en Revisión 307/2016, en relación con el reconocimiento del derecho humano a vivir en un medio ambiente sano. Además, sustenta su análisis en los principios de Prevención, Precaución, In Dubio Pro-Natura y Participación Ciudadana. Asimismo, señala que las herramientas con las que cuenta el juzgador para corregir la asimetría a la que se enfrenta el ciudadano en la protección al medio ambiente son: La reversión de la carga probatoria conforme al Principio de Precaución; y el papel activo del juzgador para allegarse de los medios de prueba necesarios.

De ahí que, la Contradicción de Tesis 3/2019 concluye que la autoridad responsable es quien asume la carga probatoria, a fin de que sea ésta quien acredite que el riesgo de daño al medio ambiente advertido por el juzgador, en realidad no existe.

Asimismo, señala que, ante la actualización del riesgo de daño ambiental, o bien, ante la duda, el Juez se encuentra vinculado a recabar de oficio las pruebas que estime pertinentes conforme al Artículo 34 de la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental.

Comentarios finales
Este tipo de criterios son importantes por la relevancia que comienzan a tener los impuestos ambientales que en México se han implementado a nivel estatal. Este tipo de criterios dictan los lineamientos que las leyes fiscales locales deberán seguir para que los impuestos respeten los principios constitucionales de los gobernados.

Deja un comentario