Sin categoría

Aumentan contribuyentes y recaudación, disminuye aportación por contribuyente

Recientemente la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó su informe titulado “Evaluación de la política pública del sistema tributario mexicano”, en el que, entre otras cosas, elabora un análisis de los indicadores unitarios del sistema tributario mexicano, en su comportamiento de 2010 a 2020.

Carga tributaria per cápita
Uno de los indicadores en análisis es el denominado “carga tributaria per cápita”, utilizado para calcular el valor promedio de lo que le correspondería pagar en tributos a cada habitante si existiese una distribución equitativa de las cargas tributarias; sin embargo, considerando que no toda la población contribuye e incluso no todos se encuentran activos en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y declarando, se hace una modificación para la “Aportación Promedio por Contribuyente Activo” (APCA), que se calcula dividiendo los ingresos tributarios totales entre el número de contribuyentes activos.

De acuerdo con los resultados del análisis, entre 2010 y 2020, el número de contribuyentes activos creció 138.3% al pasar de 33,468,711 a 79,756,507 de contribuyentes, mientras que los ingresos tributarios se incrementaron 74.1% de 1,260,425.1 millones de pesos (mdp) a 2,194,664.7 mdp de 2010, como se muestra a continuación:

Concepto20102020Variación
Contribuyentes activos33,468,71179,756,507138.30%
Ingresos tributarios1,260,425.102,194,664.7074.12%


Con estos datos, lo que concluye la ASF, es que la aportación de cada contribuyente en términos reales (pesos de 2010) para cada año de este periodo, ésta tuvo un comportamiento a la baja.

La Auditoría expresa que “si bien el número de contribuyentes y los ingresos se han incrementado, la aportación promedio por contribuyente activo se redujo 10,142.7 pesos en este periodo”. El órgano continúa señalando que, esto demuestra que “más contribuyentes es un condición necesaria pero no suficiente para lograr una recaudación óptima, lo que puede ser tomado en cuenta por los responsables del diseño e implementación de la política tributaria, debido a que estos resultados también pueden estar asociados con actos de evasión y elusión fiscal”[1].

Esta conclusión, si bien es matemáticamente correcta, lleva a conclusiones como la de la citada anteriormente, en el sentido de que la baja recaudatoria puede estar asociada a actos de evasión y elusión fiscal, que sin bien es posible, no es lo único que puede explicar este comportamiento. La razón más evidente de este tipo de comportamientos es que el mayor número de contribuyentes no significa que necesariamente sean causantes de algos ingresos y, por ende, de altos impuestos, sino que se trata de un sector de la población de bajos ingresos, que ahora tributa, pero como tributa en los rangos bajos de tasa efectiva por tener ingresos bajos, la aportación que hace, en términos legales, es baja, provocando que el promedio de captación por contribuyente activo sea menor.

La anterior afirmación se robustece con el dato de incremento en la recaudación que la propia ASF presenta, que es un aumento de ingresos tributarios del 74.1%; es decir, la recaudación total ha tenido un crecimiento neto de 2010 a 2020.

Devoluciones
La metodología anterior también se utilizó para identificar el comportamiento promedio de las devoluciones automáticas a las que los contribuyentes tienen derecho, arrojando que estas crecieron de 3,414.53 mdp en 2010 a 18,854.06 mdp en 2020, en términos reales[2].

Esto significa que las devoluciones automáticas promedio por contribuyente crecieron 134.38 pesos al pasar de 102.02 pesos en 2010 a 236.40 pesos en 2020, llevando a la ASF a concluir que, en el tiempo, los contribuyentes pagan menos al SAT y obtienen mayores devoluciones automáticas.

En el análisis se omite considerar el hecho de que el sistema de retenciones de impuestos en México, a lo largo de esa década, ha incorporado esquemas de retención de impuestos que implican un mayor anticipo de impuestos durante el año por parte de los contribuyentes, en cantidad superior a la causada de manera definitiva, generando así el derecho a la devolución.

En este sentido, los resultados de la ASF no necesariamente implican que los contribuyentes paguen menos impuestos, sino que se les retienen más.

Por otra parte, en lo que respecta a devoluciones totales (no solamente automáticas), los resultados muestran que las devoluciones totales por contribuyente activo se redujeron 27.3% de 7,029.8 pesos en 2010 a 5,113.6 pesos en 2020. En la misma comparativa, las devoluciones por declaración presentada disminuyeron 32.8%, al pasar de 61,570.7 pesos a 41,352.4 pesos[3].

La ASF interpreta esta baja en las devoluciones totales como un resultado de los esfuerzos que la autoridad fiscal ha hecho para fortalecer “los recursos que recibe el Gobierno Federal”.

___________
Notas al pie

[1] Auditoría Superior de la Federación. Evaluación de la política pública del sistema tributario mexicano. 2020. Página 37. https://informe.asf.gob.mx/Documentos/Auditorias/2020_1512_a.pdf. Última visita el 25 de febrero, 2022.

[2] Idem. Página 38.

[3] Idem. Página 44.

Deja un comentario