Informa OCDE “acuerdo” fiscal para el impuesto mínimo a la economía digital

El 8 de octubre de 2021 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) comunicó el acuerdo entre 136 países y jurisdicciones con respecto al Pilar 2 de la Acción 1 del Proyecto BEPS, a través del cual se pretende implementar un Impuesto Mínimo Global.

Estas discusiones se han realizado durante el 2021 y potencialmente serán concretadas finalmente en la próxima reunión del Foro G24 a finales de octubre de este mes.

¿Qué acordó la OCDE?
Cabe recordar que el 10 de julio de este año los ministros de Finanzas del G20 avalaron los componentes esenciales de los dos pilares de la Acción 1 del Proyecto BEPS. Luego, los miembros del G20 llamaron al Marco Inclusivo OCDE/G20 a finalizar los elementos del diseño dentro del marco acordado con un plan detallado para la implementación de los dos pilares.

En este sentido, las 136 jurisdicciones que conforman al Marco Inclusivo OCDE/G20, incluido México, realizaron las negociaciones pertinentes para incluir al acuerdo a países como Irlanda, Estonia y Hungría. En términos generales, se incluyen cambios al Pilar Uno respecto a cómo se distribuirán las ganancias de las grandes multinacionales a las jurisdicciones donde se encuentren los mercados, cuando estas excedan 125 mil millones de dólares en ganancias anuales.

Por su parte, el Pilar Dos sufre cambios a las exenciones que contemplaba y a las reglas de transición hacia este régimen tributario internacional. Asimismo, se consolida que la tasa gravable para el impuesto mínimo mundial será de 15%

Asimismo, el informe de la OCDE contiene un plan detallado de implementación.

El acuerdo no es definitivo. Esta resolución será enviada a los ministros de Finanzas del G20, que se reunirán en Washington DC el 13 de octubre, y después será remitido en el G20 Leaders Summit en Roma a finales de este mes.

En palabras del secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, el acuerdo de la OCDE “es una gran victoria para el multilateralismo efectivo y balanceado. Este es un acuerdo amplio que asegura que nuestro sistema internacional tributario sea acorde a la digitalizada y globalizada economía mundial”.

“Los líderes de los países en desarrollo deben elegir entre una opción mala y otra peor”: ministro de economía de Argentina
En contraste con lo señalado por Cornmann, el ministro de economía de Argentina, Martín Guzmán, en una reciente transmisión de la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT, por sus siglas en inglés), señala que “nosotros, los líderes de los países en desarrollo, estamos de cierta forma forzados a elegir entre una opción mala y otra peor. La peor es no tener nada. Y la mala es lo que estamos obteniendo. Es muy poco. No estamos usando esta oportunidad para en efecto corregir los aspectos más tóxicos de la globalización y digitalización de la economía, es decir la evasión fiscal”.

Añade que a veces la metodología para evaluar el impacto de esta solución global no ha sido transparente: “los detalles importan y nosotros no podremos tener un sentido exacto de cómo funcionará este sistema hasta que tengamos una definición precisa de todos los detalles de la solución”.

Luego indica que diversos puntos señalados por los países de desarrollo durante la reunión en junio no han sido correctamente atendidos y que existe una preocupación entorno a la proporcionalidad entre los compromisos a los cuales se les ha solicitado acordar y los beneficios que estos países realmente pueden obtener.

Lo dicho por el ministro de economía de Argentina concuerda con lo establecido por académicos y activistas de la justicia fiscal: el acuerdo no es suficiente y beneficia a los países más ricos. En palabras de Thomas Piketty, con una tasa del 15% los países desarrollados legalizan el derecho al fraude fiscal.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.