Nicaragua acepta criptodivisas como medio de pago

El 17 de mayo 2021 entró en vigor, en la República de Nicaragua, la Ley 1072 Ley de Reformas y Adiciones a la Ley No. 977,  Ley contra el lavado de activos, el financiamiento al terrorismo y el financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva y adición a la ley No. 561 Ley General de Bancos, Institución Financieras no Bancarias y Grupos Financieros.

A través de esta reforma se adiciona a la Ley General de Bancos la facultad para proveer servicios de activos virtuales, los cuales se definen como: “Una representación digital de valor que se puede comercializar o transferir digitalmente y se puede utilizar para pagos o inversiones. Los activos virtuales no incluyen representaciones digitales de moneda fíat, valores y otros activos financieros”.

Se establece que el Banco Central de Nicaragua (BCN) tiene la facultad de autorizar licencias de operación a los proveedores de servicios de activos virtuales (PSAV), que incluyen autorizar, modificar, restringir, prorrogar, suspender o cancelar las licencias o registros de operaciones de los PSAV y establecer otras disposiciones aplicables.

Las instituciones financieras debidamente autorizadas para proveer servicios de activos virtuales podrán ofrecer esos servicios sin necesidad obtener licencia de operación para ser proveedores de estas; sin embargo, deben de registrarse ante el BCN presentando resolución emitida por su autoridad supervisora, debiendo cumplir las disposiciones aplicables según la Ley y las que dictase el BCN.

Ya desde el 28 de septiembre de 2020 Nicaragua había expedido el Reglamento de los Proveedores de Tecnología Financiera de Servicios de Pago, a través del cual se autoriza a estos proveedores la utilización de moneda virtual, requiriendo que quienes operen con monedas virtuales estén en posibilidad de entregar al cliente respectivo, cuando lo solicite, la cantidad de monedas virtuales de que este sea titular, o bien el monto en moneda nacional o en moneda extranjera correspondiente al pago recibido de la enajenación de los activos virtuales que corresponda.

Esta novedosa legislación nicaragüense no implica el reconocimiento de los activos virtuales o criptomonedas como moneda de curso legal, pero sí como un medio de pago, lo cual es un paso muy importante en la inclusión de esos activos al sistema financiero y al ecosistema de pagos de un país.

Los documentos legales referidos pueden ser consultados en los siguientes enlaces:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.