Los pilares del impuesto global del G20: ¿Qué se aprobó y qué sigue?

El 10 de julio el Foro del G20, al que atendieron los ministros de Finanzas, publican su resolución con respecto a diversos temas económicos entre los que destaca el acuerdo con los Pilares de tributación internacional y el impuesto mínimo global, publicado recientemente por la OCDE.

Apoyo por parte del G20
Dentro del comunicado oficial, los ministros de Finanzas avalaron los componentes esenciales de los dos pilares para la distribución de las ganancias de las compañías multinacionales y de un impuesto mínimo global.

Asimismo, los miembros del G20 llamaron al Marco Inclusivo OCDE/G20 del Proyecto BEPS a finalizar los elementos del diseño dentro del marco acordado con un plan detallado para la implementación de los dos pilares, con miras a su discusión dentro del próximo octubre del presente año.

La Unión Europea cede. Prioriza labor de la OCDE
El proyecto de la Unión Europea (UE) hacia el desarrollo de una sola normativa tributaria forma parte de una serie de acciones por parte de la UE por garantizar una tributación justa en la economía digital.

Parte de estas acciones incluían la propuesta de un “impuesto digital”, que afectaría mayormente a las grandes empresas estadounidenses a quienes se les ha denominado coloquialmente FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google), pero que cubre a cualquier empresa grande de ese tipo.

Recientemente, la UE anunció la suspensión del desarrollo del citado impuesto frente a las críticas de Estados Unidos (EUA) y el avance del proyecto de la OCDE. Janet Yellen, secretaria del Tesoro de EUA, señaló que los países europeos habían “acordado evitar la implementación en el futuro” de la tributación digital y de “desmantelar impuesto que fueran discriminatorio hacia las empresas estadounidenses”.

Para entender esta suspensión, es requerido entender que, una vez llegado a un acuerdo con respecto al proyecto de la OCDE, los más de 130 países afiliados a la iniciativa tendrán que aprobarla en sus congresos locales.

Independientemente del posible interés que haya por parte de EUA hacia sus empresas, el suspender el impuesto europeo digital se ha anunciado como una medida para aumentar las probabilidades de que el proyecto de la OCDE sea aprobado en el Congreso Estadounidense, sin que sea obstaculizado por el Partido Republicano.

La Comisión Europea anunció en un comunicado de prensa que “una vez que exista un acuerdo mundial consensuado sobre ambos pilares [del proyecto de la OCDE], la Comisión propondrá rápidamente medidas para su aplicación en la UE, en consonancia con el programa fiscal de la UE y las necesidades del mercado único”.

Por su parte, el ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, ha continuado criticando la reforma señalando que este impuesto forzaría al país a elevar su tasa impositiva de 12.5% a 15%, siendo que su tasa actual ha sido un instrumento de atracción para que las grandes empresas sitúen sus oficinas o corporativos en dicho país. Irlanda está de acuerdo con la reforma, pero no con la tasa del 15%.

“No tiene sentido que los países renuncien a su potestad tributaria”: Joseph E. Stiglitz
Previo a los anuncios del G20, el economista galardonado con el Premio Nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz redactó una nota en que advierte de los detalles que pueden aparecer en la propuesta de la OCDE.

En este escrito señala que uno de los problemas que encuentra dentro del Pilar Uno es el hecho que prohíbe la implementación de “medidas unilaterales”.  Añade que “dados los riesgos para la base imponible de un país –y en vista de la dificultad de concluir acuerdos internacionales y del poder de las multinacionales-, los responsables de las políticas tal vez tengan que recurrir a medidas unilaterales”.

Luego, señala que “no tiene sentido que los países renuncien a su potestad tributaria por un Pilar Uno limitado y arbitrario. Los compromisos exigidos no son proporcionales a los beneficios otorgados”.

Cabe resaltar que este breve ensayo de Stiglitz fue publicado previo a la decisión tomada por la Unión Europea de suspender el desarrollo de su impuesto digital, concebido inicialmente como una medida unilateral.

Fallas y afectaciones de la propuesta
En su escrito, además de la crítica a la renuncia a la potestad tributaria, Stiglitz señala que esta propuesta puede tener repercusiones en países en desarrollo distintas a los países desarrollados, dependiendo de la fórmula a utilizar: Un énfasis en las ventas dañaría a los países en desarrollo productores de bienes, pero puede ayudar a atacar algunas de las iniquidades asociadas a los gigantes digitales. Para las grandes empresas tecnológicas, el valor de las ventas debe reflejar el valor de los datos que genera, que es crucial para sus modelos de negocio. La misma fórmula no necesariamente funciona en todas las industrias.

Otra de las preocupaciones que genera la propuesta es lo relativo a resolución de disputas, las cuales claramente no pueden conducirse utilizando los tipos de arbitraje que prevalecen hoy en día en los acuerdos de inversión, ni debería dejarse en manos del país de residencia de las corporaciones, especialmente cuando buscan “residencias” más favorables. Una propuesta de Stiglitz es una corte fiscal global, con la transparencia, estándares y procedimientos esperados de un proceso judicial del Siglo XXI.

Ausencia de principios económicos
Otra fuerte crítica que economistas han hecho al Pilar 1 es la ausencia de principios económicos que guíen su construcción. Sólo una pequeña fracción de las utilidades “en exceso” a cierto límite serán atribuidas, lo que implica que la porción total de utilidades a atribuir es pequeño, y siendo que las empresas pueden deducir sus insumos, incluyendo el capital, el impuesto es realmente sobre rendimientos o utilidades netas, y consideran que debieran ser todas esas utilidades sujetas a asignación. Por esto, la demanda de los países en desarrollo de que sea una mayor porción de utilidades las que sean atribuidas o asignadas, suena razonable.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.