Reducción de 100% de IVA y IEPS en RIF a ingresos menores a $300,000 ¿Derogada?

La Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para el Ejercicio 2021, en su Artículo 23, fracción II, inciso a) establece una facilidad para los contribuyentes del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) cuyos ingresos del ejercicio anterior no superen la cantidad de $300,000. Esta facilidad consiste en que, por los ingresos obtenidos del público en general, apliquen una reducción del 100% tanto del Impuesto al Valor Agregado (IVA) como del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), independientemente del año de tributación en el que se encuentren en el régimen.

El párrafo tercero de la porción normativa citada establece, a la letra:

Tratándose de contribuyentes que tributen en el Régimen de Incorporación Fiscal, cuyos ingresos propios de su actividad empresarial obtenidos en el ejercicio inmediato anterior no hubieran excedido de la cantidad de trescientos mil pesos, durante cada uno de los años en que tributen en el Régimen de Incorporación Fiscal y no excedan el monto de ingresos mencionados, el porcentaje de reducción aplicable será del 100 por ciento.

Ahora bien, hasta el 3 de mayo de 2021 esta facilidad se hacía extensiva a aquellos contribuyentes que, además de los ingresos en el RIF, percibieran ingresos por salarios, arrendamiento e intereses. Esto se establecía en la Regla Miscelánea 9.13, que señalaba lo siguiente:

9.13. Conforme a lo establecido en el artículo 23 , fracción II, inciso a), tercer párrafo de la LIF, los contribuyentes que además de los ingresos propios de su actividad empresarial perciban ingresos de acuerdo al artículo 111, cuarto párrafo de la Ley del ISR, podrán aplicar el porcentaje de reducción establecido en el citado artículo 23, fracción II, inciso a) de la LIF, siempre que el total de los ingresos obtenidos en el ejercicio inmediato anterior, en su conjunto no hubieran excedido de la cantidad de $300,000.00 (trescientos mil pesos 00/100 M.N.).

Esta regla fue derogada a partir del 4 de mayo de 2021, dando la impresión de que la facilidad, en general, no es aplicable para el pago de IVA ni IEPS en el RIF correspondiente al tercer bimestres (mayo – junio) de 2021 ni subsecuentes.

La derogación de la regla generó confusión entre los contribuyentes, pues se entendió como si la facilidad de aplicar la reducción del 100% del IVA y IEPS se hubiera eliminado en su totalidad, pero esto no fue así, ya que la facilidad está contenida en la LIF, y esa ley no ha sido modificada. Lo único que se eliminó fue la facilidad de aplicar este beneficio de manera extensiva a los contribuyentes que, además, tuvieran ingresos por los conceptos mencionados.

Cabe destacar que existen dos interpretaciones en torno a la derogación de la Regla 9.13. Una interpretación es que se elimina la posibilidad de hacer extensiva la facilidad a los contribuyente que, además de ingresos por el RIF, obtengan ingresos de los mencionados anteriormente. La otra interpretación, es que la regla fue derogada por ser redundante e innecesaria, ya que la propia LIF jamás limita la aplicación de este beneficio a contribuyente que únicamente obtengan ingresos por el RIF, y solamente limita a cumplir con los requisitos para tributar en el Régimen. En este sentido, si el propio régimen permite la obtención adicional de los ingresos referidos, se entiende que en ningún momento se está limitando al contribuyente a que únicamente obtenga ingresos por el RIF para se elegible para este beneficio. Inclusive la regla podría entenderse en el sentido de que ni siquiera está haciendo extensiva la facilidad, sino que está señalando que aquellos quienes obtengan ingresos adicionales, deben considerarlos dentro del límite de $300,000.

Aplicando la segunda interpretación referida, se tiene que la Regla 9.13. resulta ociosa porque estos contribuyentes que obtienen, además del RIF, ingresos de los referidos anteriormente, podrían aplicar la facilidad directamente desde el Artículo 26 de la LIF, sin necesidad de que exista la regla. En este sentido, al derogar la regla, solamente se está eliminando una redundancia innecesaria. Inclusive, se podría considerar que la derogación de la regla es un beneficio, al eliminar la restricción de que, dentro del monto de $300,000 se consideren a los otros tipos de ingresos adicionales al RIF, lo que le da mayor margen al contribuyente.

No parece ser esta la interpretación de la autoridad, ya que abonó a la confusión generada por la derogación de la Regla el hecho de que el formulario para el pago de estos impuestos en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria (SAT) dejó de contemplar la reducción del 100% de estos impuestos a inicios del mes de julio, de forma generalizada, precisamente, como si la facilidad se hubiera eliminado en lo general; sin embargo, la autoridad rectificó y la posibilidad de aplicar la reducción ya fue restaurada en la plataforma de declaraciones.

Queda entonces la duda de si el criterio de la autoridad es que la reducción aplica solamente a quienes obtengan ingresos exclusivamente por el RIF, o si continúa aplicando a cualquier contribuyente del RIF que cumpla con el límite de ingresos establecido para la facilidad, independientemente de que obtenga ingresos adicionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.