American Families Plan ¿En qué consiste el plan fiscal de Biden?

La tarde del 28 de abril de 2021 el actual presidente de los Estados Unidos (EUA), Joe Biden, anuncia un aumento al impuesto sobre la ganancia en venta de capitales y un aumento a las tasas de los últimos renglones del impuesto sobre la renta con el objetivo de financiar el plan económico para revitalizar el consumo de las familias estadounidenses.

Impuestos a los ricos: financiamiento para la recuperación
El “American Families Plan”, que consiste en una inversión de 1.5 millones de millones de dólares, se financia parcialmente con aumentos de impuestos a los estadounidenses más ricos.

En términos generales, se reporta un aumento al último renglón del tabulado del impuesto sobre la renta a 39.6% (previamente 37%), el cual afecta al 1% de los ciudadanos con grandes fortunas. El presidente señala que nadie que reciba menos de 400,000 dólares al año verá un aumento en su carga tributaria.

Por otro lado, se propone que para las personas que obtienen más de 1 millón de dólares anuales, (0.3% de los contribuyentes), pagarán 39.6% por las ganancias en venta de capitales (generalmente gravadas a una tasa de 20%) dado que todas sus percepciones serán consideradas ingresos. Es decir, para este grupo de individuos, su ganancia en venta de capitales tendrá el mismo tratamiento que los salarios o demás ingresos cuyo cálculo del impuesto se realice usando la tabulación correspondiente.

Se adiciona que los trabajadores de altos ingresos e inversionistas que obtengan ingresos superiores a 400,00 dólares anuales tendrán que pagar un impuesto Medicare del 3.8% sobre sus percepciones. Actualmente esta contribución existe, pero su aplicación es inconsistente entre los contribuyentes de altos ingresos.

Eliminar beneficios fiscales
Adicional al aumento de impuestos, el Ejecutivo propone limitar diversos beneficios fiscales comúnmente usados por los contribuyentes con más ingresos. Entre estos cambios se propone:

  • Reducir la exención en herencias llamada “step-up in basis” por la cual los herederos podían considerar como costo de adquisición el valor de mercado de los activos al momento de la herencia, en vez de el monto pagado efectivamente por el bien cuando se adquirió, una vez que los activos sean vendidos. Se adicionan exenciones al primer millón en la ganancia, de igual forma, se exentan a negocios familiares y granjas, o si la enajenación es en favor a una fundación.
  • Se elimina la exención de “carried interest” usada por administradores de fondos de inversión por el cual se daba un tratamiento de ganancia de capital a una porción de su ingreso y, en consecuencia, un impuesto reducido en los beneficios obtenidos durante su actividad.
  • Se elimina la exención por la cual los propietarios de bienes raíces podían diferir el impuesto cuando intercambiaban propiedades.

Endurecer al IRS y la vigilancia a través de instituciones
El comunicado señala que el aquellos con mayor nivel de ingresos no reportan el 20% de sus contribuciones y que no han pagado cerca de 175 mil millones de dólares en impuesto. No obstante, indica que el Servicio Interno de Rentas (IRS – Internal Revenue Service) no cuenta con los recursos suficientes para investigar esta clase de evasión, al punto en que de 2011 a 2018 las auditorías a los contribuyentes con ingresos mayores de un millón al año disminuyeron en un 80%.

En consecuencia, se aumentará el financiamiento del IRS procurando que mejore la ejecución del organismo en contra de los grandes contribuyentes; es decir, grandes corporaciones, negocios, individuos de grandes ingresos y la hacienda o patrimonio familiar. Se estima que este cambio genera 700 mil millones de dólares en diez años.

De igual manera, se propone que el IRS tenga la facultad de regular a las personas que ofrecen el servicio del cálculo y envío de las declaraciones de impuestos. Bajo el argumento que ciertos profesionales llenan erróneamente las declaraciones y exponen a los contribuyentes a auditorías costosas, se propone que el IRS tenga la facultad de vigilar a este grupo profesional.

Por último, con el propósito de garantizar el pago de impuestos, se propone que las instituciones financieras reporten la información en flujos entre cuentas, de manera que los ingresos en inversiones y actividades comerciales sean sujetas a una mayor fiscalización.

Plan de recuperación económica
La actual medida está relacionada con el The Made in America Tax Plan. En efecto, pareciera que la actual administración estadounidense procura financiar sus apoyos económicos en mayor parte con impuestos provenientes de grandes contribuyentes.

Entre los beneficios que otorga el American Families Plan, se encuentran:

  • Apoyos para pagar el servicio de cuidado infantil
  • Colegios comunitarios (community college) gratuitos
  • Otorgar becas a personas de bajos ingresos
  • Inversión en educación prescolar universal
  • Asistencia nutricional a infantes
  • Extensión de créditos fiscales a personas de bajos y medianos ingresos (child care y trabajo)
  • Aumentos de subsidios para la salud

Los impuestos a la riqueza y grandes patrimonios no son casos aislados sino responden a una tendencia global en que la desigualdad social se acrecienta. En un contexto de crisis económica, estas contribuciones son una solución recomendada incluso por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Notas finales
La propuesta aún deberá pasar por los representantes del poder de legislativo para su aprobación. En ese sentido, se espera fuerte rechazo por parte del Partido Republicano. Por lo tanto, será recomendable analizar de cerca las modificaciones que sufra este plan con el objetivo de identificar la influencia que una medida de este tipo tenga sobre la política pública internacional.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.