La Contribución Solidaria en México: Su panorama y experiencias recientes

Como consecuencia directa de las dificultades que han enfrentado los Estados para financiarse, diversos países del mundo han optado por la implementación de los impuestos a la riqueza o el incremente de los impuestos corporativos. Ejemplo de este último caso es Estados Unidos con el nuevo Made in America Tax Plan.

En el caso de México, la propuesta de un impuesto a la riqueza se gesta dentro del Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria (GTTH) que dirige el diputado Alfonso Ramírez Cuellar. Este último es quien recientemente publica en sus redes sociales un comunicado en donde señala los antecedentes y la importancia de establecer un impuesto a la riqueza dentro del territorio nacional.

Tendencia latinoamericana
México no es el único país que considera implementar un impuesto a la riqueza. No obstante, mientras que en los países europeos y en Estados Unidos se discute principalmente un aumento a las tasas de impuesto corporativo, en Latinoamérica se ha tratado mayormente el tema del impuesto a la riqueza para solventar la crisis de financiamiento que enfrentan los Estados. ¿Por qué?

Si bien es difícil responder con exactitud, se puede argumentar que la desigualdad de la región influye mucho en esta línea política. En efecto, de acuerdo con una reciente nota de Bloomberg[1], Latinoamérica es la región en donde 1% más rico de la población se lleva una mayor proporción del PIB con respecto al resto del 99% de las personas.

Hay que sumar que los actuales sistemas tributarios no han ayudado a aminorar la desigualdad ya que dependen fuertemente de impuestos al consumo, hay altos niveles de evasión y baja recaudación de impuesto sobre la renta personales y patrimoniales.[2]

De igual manera, frente un creciente endeudamiento y en medio de una recesión económica, la idea de los impuestos patrimoniales empieza a tomar fuerza en el ámbito político institucional.

Con todo esto, no sorprende que, en países como Chile, Uruguay, Colombia, Perú y México, se esté reconsiderando el sistema fiscal.

¿Un impuesto temporal en México?
Como se comenta al inicio, el diputado Ramírez Cuellar, quien es coordinador del Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria, emite un comunicado de prensa a través de sus redes sociales en que expone la necesidad para financiar la educación, salud e infraestructura.

En este documento, el diputado señala las actividades del Grupo de Trabajo, de igual forma, expone la desigualdad en México. Por un lado, indica que la riqueza de los millonarios mexicanos ha aumentado en 363.8 mil millones de pesos entre marzo de 2020 y febrero de 2021, mientras que 9.8 millones de personas adicionales cayeron en situación de pobreza.

El comunicado de prensa cita las medidas de financiamiento a través de impuestos a la riqueza que señala el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el aumento de impuestos que pretende implementar la actual administración de los Estados Unidos de América.

Sin añadir más, indica que se el Grupo de Trabajo analice si las discusiones en torno al tema tributario se pueden “trasladar a una aplicación en el contexto mexicano […] pues nuestro país tiene pendiente revisar varias áreas de oportunidad para lograr un financiamiento progresivo de medidas de recuperación económica e inversiones en el sector salud, siguiendo los ejemplos internacionales”. Sin añadir más respecto al tema, cita a Oxfam México cuando señala que 32 multinacionales que más riqueza han acumulado podían generar una recaudación adicional de 104 mil millones de dólares en México.

Si bien no discute más sobre la introducción de un “aporte solidario temporal”, enfatiza que se tratará la progresividad y aumentará la recaudación por medio de los “Instrumentos tributarios existentes”.

La experiencia de la última década
Las experiencias más recientes en México en cuanto a incremento de impuestos para combatir la desigualdad que se han dado en los últimos 10 años sirven de ejemplo para reflexionar sobre su impacto y utilidad.

Para el año 2010, derivado de la crisis financiera y pandemia de la fiebre porcina (H1N1), se plantean los siguientes incrementos en los impuestos:

  • La creación de un nuevo impuesto denominado Contribución para el Combate a la Pobreza (CCP), la cual se estima genera 70,000 millones de pesos de recaudación que estarán destinados a combatir la pobreza. Un impuesto idéntico al Impuesto al Valor Agregado (IVA), pero a una tasa del 2% que grava también alimentos y medicinas, con el fin de frenar el crecimiento de la pobreza y por mitigar los impactos negativos que la crisis alimentaria y económica mundial había dejado en la población de menores ingresos[3]. Este impuesto finalmente no fue aprobado. En su lugar, se incrementó la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 15% al 16%, tasa que ha permanecido a la fecha.
  • El incremento de la tasa del Impuesto sobre la Renta (ISR) corporativa del 28% al 30% de forma “temporal”, con la promesa de regresarla a 28% después de unos años.[4]
  • El incremento de la tasa máxima del ISR personal, del 28% al 30% de forma “temporal”, con la promesa de regresarla a 28% después de unos años.[5]

Las tasa de IVA del 16% se ha mantenido hasta la fecha. Por su parte, las tasas de ISR que se habían presentado como incrementos temporales, no regresaron a sus niveles previos, como estaba previsto en la propia Ley. La tasa corporativa se mantuvo en 30% hasta la fecha, y la de personas físicas fue inclusive aumentada a 35% en 2014, tasa que se mantiene hasta la fecha.

Los incrementos en estas tasas no fueron propiamente un impuesto a la riqueza. Estos impuestos impactaron a toda la población. En el caso el IVA, el aumento de un punto porcentual afectó a todos los consumidores del país al consumir productos gravados con el impuesto. En el caso del ISR, si bien el incremento fue en el último o últimos rangos de la tarifa, el incremento iniciaba a partir de los 32,736.84 pesos mensuales (nominales de 2010); es decir, no fue particularmente un aumento de impuestos al sector más rico de la sociedad.

Estos incrementos se hicieron, como se ha indicado, con la finalidad de combatir la pobreza y la desigualdad. Ahora, unos años después, el país se ubica ante exactamente la misma problemática, lo que invita a reflexionar sobre la eficacia de las medidas planteadas, o bien, de la forma en que fueron ejecutadas. Se deben tomar como experiencia para recuperar los aspectos positivos, y evitar incurrir en errores y viejos vicios que resultan en la ineficacia de las medidas.

Fondo Monetario Internacional: De acuerdo con impuestos a la riqueza
El FMI se caracteriza por sus recomendaciones económicas de tintes ortodoxos, desligándose de tendencias “progresistas” en lo que economía se refiere.

En ese sentido, este organismo internacional señala que los países del mundo deben atender sus necesidades de financiamiento y que para ello se puede considerar una “contribución temporal para la recuperación del COVID-19 sobre los grandes ingresos o a la riqueza” [6].

Asimismo, señala que las respuestas de política pública deben “reconocer que las varias facetas de la desigualdad (ingreso, riqueza, oportunidad) se refuerzan mutuamente y crean un círculo vicioso”. Añade que las intervenciones de gobierno deben combinar política pre-distributivas y redistributivas (“a través de transferencias e impuestos, en menor grado, especialmente en economías avanzadas”).

Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria
No es secreto que durante este año se plantea el diseño de una reforma tributaria. En este contexto surge el Grupo de Trabajo para la Transición Hacendaria cuyo objetivo es analizar las opciones de financiamiento de los programas universales y las medidas contra la pandemia. De manera general, el grupo discutirá una reforma fiscal que considere los siguientes temas:

  • Gastos fiscales (deducciones, estímulos fiscales, etc.)
  • Regulación fiscal-ambiental
  • Nueva regulación fiscal sobre el comercio electrónico
  • Recaudación subnacional
  • Progresividad fiscal y desigualdad social

Notas finales
El Grupo de Trabajo entregará sus resultados preliminares en agosto de 2021. Es entonces que será posible identificar si habrá una nueva contribución o si realmente se ha replanteado el sistema fiscal para que este resulte más progresivo y afecte menos a los de mediano y bajo ingreso.

____________
Notas al pie

[1] Gillespie, P. (8 de abril de 2021). Tax-the-Rich Initiatives Gain Support Across Latin America. Obtenido de Bloomberg: https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-04-08/tax-the-rich-initiatives-gain-support-across-latin-america

[2] Pineda, E., Pessino, C., Rasteletti, A., & Nicaretta, R. (5 de abril de 2021). ¿Puede un impuesto a la riqueza reducir la desigualdad en América Latina y el Caribe? Obtenido de División de Gestión Fiscal del BID: https://blogs.iadb.org/gestion-fiscal/es/puede-un-impuesto-a-la-riqueza-reducir-la-desigualdad-en-america-latina-y-el-caribe/

[3] Exposición de motivos de la Iniciativa de Ley de la Contribución para el Combate a la Pobreza, página VII. Presidencia de la República Mexicana. Septiembre 8, 2009. https://www.apartados.hacienda.gob.mx/presupuesto/temas/ppef/2010/temas/expo_motivos/ingresos/iniciativa_ccp.pdf. Última visita Abril 20, 2021.

[4] Exposición de motivos de la Iniciativa de Decreto que Reforma, Adiciona y Deroga Diversas Disposiciones Fiscales, para 2010. Presidencia de la República Mexicana. Septiembre 8, 2009. https://www.apartados.hacienda.gob.mx/presupuesto/temas/ppef/2010/temas/expo_motivos/ingresos/iniciativamiscelanea.pdf. Última visita Abril 20, 2021.

[5] Ibidem.

[6] International Monetary Fund. (1 de abril de 2021). Fiscal Monitor. Obtenido de International Monetary Fund: https://www.imf.org/en/Publications/FM/Issues/2021/03/29/fiscal-monitor-april-2021. Para consultar el Resumen Ejecutivo en español, visite https://www.imf.org/es/Publications/FM/Issues/2021/03/29/fiscal-monitor-april-2021. El reporte completo no se encuentra disponible en español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.