Rules as Code: ¿La solución para leyes fiscales más claras y mejor ejecutadas?

Es difícil que los gobiernos y sus regulaciones alcancen al avance exponencial de la tecnología. Un motivo por el cual eso es así se debe a que cualquier regulación requiere primero conciliar toda una serie de leyes, reglas, servicios gubernamentales, etc., que actualmente no se encuentran estandarizados. En ese sentido, en los últimos años ha surgido el término “Rules as Code” (reglas programables o reglas en código -computacional-) como una metodología que busca estandarizar las reglas de los países y generar soluciones en código computacional.

¿Qué es el Rules as Code?
No hay una definición precisa sobre qué es Rules as Code. De forma sencilla, se puede interpretar como el principio por el cual las leyes pueden ser creadas y analizadas no sólo por humanos, sino también por computadoras.

Por su parte, la OCDE lo refiere como el término que propone que los gobiernos “creen una versión oficial de las reglas (por ejemplo, leyes y regulaciones) en una forma ejecutable por una máquina, lo cual permitirá que las reglas sean comprendidas y ejecutadas por sistemas computacionales de forma consistente”[1].

Como se puede asumir, al tener normas establecidas en código computacional es posible automatizar la toma de decisiones en los gobiernos, especialmente en cuanto a decisiones con respuestas concretas como “Sí/No”, “cuando esto suceda, se deberá hacer esto otro”.

¿Cómo surge el Rules as Code?
Alrededor del 2018, un departamento del gobierno de Nueva Zelanda exploraba formas de proveer servicios gubernamentales de manera que estuvieran centrados en el cliente. Descubrieron que los servicios que el gobierno proveía estaban basados en distintas metodologías, usaban distinta información y habían sido creados con diversas tecnologías. Al ver esto, se preguntaron cómo podían estandarizar los servicios ofrecidos.

El equipo liderado por Pia Andrews descubrió que las leyes y regulaciones eran difíciles de automatizar de forma consistente y certera en parte porque no estaban diseñadas con la intención que una computadora las procesara. Tras realizar diversas pruebas, el equipo de Andrews realizó experimentos en que introdujo una serie de expertos, más allá del ámbito legal, a simulaciones de diseño legislativo. Los participantes incluían programadores, legisladores, expertos en service delivery (entrega de servicios), analistas de políticas públicas, entre otros perfiles. Este grupo de personas finalmente acordó un diseño abstracto para el desarrollo de las leyes que estuviera formado tanto en lenguaje natural como en lenguaje computacional, un proceso llamado “co-diseño” [2].

Esta nueva metodología en el desarrollo de leyes permitió, en primera, que la ley fuera mucho más fácil de implementarse en los sistemas gubernamentales. Por otro lado, a vista de los legisladores, la ley se encontraba mucho mejor diseñada. Adicionalmente, dado el formato computacional de la ley, era posible generar escenarios para predecir sus resultados o reformarla de acuerdo con su desempeño en la vida real [3].

¿Para qué sirve?
Si bien su impacto no está limitado a nivel gubernamental, es aquí donde más probablemente se adopten primero la metodología Rules as Code. En ese sentido, sus principales promesas son [4]:

  • Acelerar la entrega de servicios de gobierno de manera digital. Andrews indica que los proyectos toman tiempo en implementarse porque los equipos deben entender la política e interpretar la legislación. Al tener un código, el cual debe ser específico, la lógica está estructurada y las excepciones definidas, permitiendo así que el trabajo interpretativo sea menor.
  • Rules as Code puede hacer el trabajo de los legisladores más sencillos al identificar las áreas de oportunidad dentro de la semántica de obligaciones legales, fechas límite y definiciones.
  • Por último, Rules as Code puede mejorar la claridad de las leyes escritas. Las herramientas con las que los programadores encuentran en su código pueden ser exportadas al mundo legal. De esta forma, es posible encontrar agujeros en las leyes y contratos al momento en que son diseñados, antes que surtan efecto. Adicionalmente, se pueden generar simulaciones de leyes para ver sus efectos en el Código antes que sean implementadas.

Pero si no pertenezco al área gubernamental ¿cómo me beneficia?
Primeramente, los servicios de gobierno se implementarán más rápido y, en teoría, serán de mayor calidad. En cuanto al Rules as Code para particulares, su principal área gira en torno a los contratos.

Al implementar la metodología Rule as Code en el desarrollo de contratos, es posible encontrar sus puntos más vulnerables, prevenir escenarios adversos y, en general, desarrollar mejores contratos en donde todas las posibles variables estén consideradas a mayor detalle.

De igual manera, puesto que se cuenta con un código computacional, es posible introducir el contrato en los sistemas de la compañía, de manera que los clientes pueden consultar preguntas particulares en cuanto a su situación y el servicio o producto ofrecido. Por lo mismo, es posible que los procesos internos de la empresa se encuentren mejor diseñados y tengan mecanismos imparciales que ayuden a evitar fraudes o errores operativos dentro de la compañía.

¿Se ha implementado el Rules as Code?
Sí, de hecho, en Francia se ha rescrito toda su legislación fiscal en código y es posible de consultar a través de la herramienta de código abierto llamada Openfisca. A través de Openfisca se han adoptado diversos servicios como:

  • Un programa que permite identificar a los ciudadanos franceses si pueden ser beneficiarios de un apoyo social.
  • Un simulador que permite a los legisladores identificar los posibles efectos de los cambios en las leyes.

Además de Nueva Zelanda y Francia, países como Canadá y Australia han iniciado la adopción de esta metodología para apoyar a su diseño legislativo. Particularmente en Singapur, Andrews trabaja en lo que espera ser el lenguaje fundacional para la legislación como código, es decir, un lenguaje computacional diseñado específicamente para diseñar las leyes.

____________
Notas al pie

[1]  Mohun, J. and A. Roberts (2020), ‘Cracking the code: Rulemaking for humans and machines’, OECD Working Papers on Public Governance, No. 42, OECD Publishing, Paris, https://doi.org/10.1787/3afe6ba5-en

[2] Morris, J. (2019, diciembre 13). Rules as Code. Extraído de Law Practice Today: https://www.lawpracticetoday.org/article/rules-code/

[3] Morris, J. (2020). Blawx: Rules as Code Demonstration. MIT Computational Law Report. Retrieved from https://law.mit.edu/pub/blawxrulesascodedemonstration

[4] Basu, M. (3 de marzo de 2020). Four things you should know about Rules as Code. Obtenido de GovInsider: https://govinsider.asia/inclusive-gov/four-things-you-should-know-about-rules-as-code/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.