Los esquemas reportables en el mundo

En 2020 se presenta en México la figura de “Esquemas Reportables” por las que los asesores fiscales deberán reportar las estrategias fiscales bajo los supuestos que establece el Código Fiscal de la Federación.

Si bien la medida luce, en un principio, como una expansión de las facultades de la autoridad que surge de una inventiva propia, la realidad es que esta figura no es exclusiva de México y deriva directamente de los abusos fiscales que se han presentado en las últimas décadas en el mundo.

Mayor transparencia corporativa
En el caso de México, la clara tendencia internacional y nacional de develar al Beneficiario Efectivo, se puede identificar tanto en las normas de prevención del lavado de dinero y en las obligaciones fiscales de revelar la estructura accionaria de las personas morales.

Sin duda, los gobiernos del mundo han procurado poner límites al actuar de las corporaciones por diversos esfuerzos, como se ve en organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). De igual manera, diversos organismos independientes han salido a la luz demandando mayor regulación a los mercados y a sus representantes, ejemplo de ello está el Tax Justice Network y OXFAM.

Origen internacional de revelar esquemas reportables
De acuerdo con la información de Tax Justice Network, en su reporte, “Key Financial Secrecy Indicator 11: Tax Administration Capacity”, la obligación de reportar esquemas fiscales surge en Estados Unidos en 1984, y le siguen diversos países, en los que se incluyen Reino Unido, Irlanda, Portugal, Canadá, Sudáfrica, Corea del Sur e Israel.

Tras los escándalos de abusos fiscal como lo son los Panama PapersLux Leaks y los casos de Apoyo Fiscal Estatal por parte de países europeos a empresas multinacionales, la Unión Europea estipula, a través de la Directiva 2018/822/EU, que sus países miembros desarrollen reglas de revelación de esquemas reportables antes de finalizar el 2019.

Cabe resaltar que, de igual manera, la Acción 12 del Proyecto BEPS de la OCDE recomienda el establecimiento de esquemas reportables.

Beneficios a las agencias tributarias que derivan de los esquemas reportables
Siguiendo el reporte del TJN, el hecho de contar con la información de los esquemas reportables permite que las agencias tributarias tengan los siguientes beneficios:

  • Permite identificar áreas de incertidumbre en la ley que requieran aclararse o mejorarse a través del proceso legislativo, guía regulatoria o mayor investigación.
  • Permite realizar auditorías de forma más eficiente.
  • Probablemente desincentiva a los contribuyentes de usar esquemas fiscales.
  • Reduce la oferta de esquemas fiscales al alterar la economía del abuso fiscal o sus proveedores porque:
    • Estarán más expuestos por promover esquemas fiscales agresivos, incrementando el riesgo de daño reputacional.
    • Sus utilidades y porcentaje de retorno en la promoción de estos esquemas es probable que se vea reducida ya que estas estrategias son negadas más fácilmente.

Países que exigen información de esquemas
La siguiente lista se indica qué países cuentan con normativa relacionada a la revelación de esquemas reportables. A menos que se indique lo contrario, los países enlistados requieren en principio que sea el asesor quien revele el esquema.

  • Australia (el contribuyente debe reportar el esquema)
  • India
  • Bulgaria
  • Bélgica
  • Austria
  • España
  • Estonia
  • Dinamarca
  • Alemania
  • República Checa
  • Chipre
  • Canadá
  • Irlanda
  • Hungría
  • Croacia
  • Gibraltar
  • Reino Unido
  • Francia
  • Finlandia
  • Países Bajos
  • México (en algunos casos el contribuyente debe reportar el esquema)
  • Malta
  • Luxemburgo
  • Lituania
  • Corea del Sur
  • India (el contribuyente debe reportar el esquema)
  • Italia
  • Sudáfrica
  • Estados Unidos (tanto el asesor como el contribuyente debe reportar el esquema)
  • Eslovaquia
  • Eslovenia
  • Suecia
  • Portugal
  • Polonia

Notas finales
El reporte de la TJN “Key Financial Secrecy Indicator 11: Tax Administration Capacity” puede ser consultado en la siguiente liga: https://fsi.taxjustice.net/PDF/11-Tax-Administration-Capacity.pdf

De igual manera, cabe resaltar que los esfuerzos internacionales por la transparencia aún están en crecimiento. Tan recientemente con finales del año pasado, Estados Unidos aprobó su propio registro de beneficiarios efectivos, disminuyendo así el velo de anonimidad que las figuras legales ofrecían a sus integrantes personas físicas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.