¿Qué hacer si la plataforma digital me retiene el 36%?

El 1 de junio de 2020 inició la vigencia del nuevo Régimen de Plataformas Digitales (RPD) a través de la cual las personas físicas que ofrezcan bienes o servicios por estos medios serán sujetas a retención tanto del Impuesto sobre la Renta (ISR) como del Impuesto al Valor Agregado (IVA).

La tasa de retención del ISR varía dependiendo del tipo de actividad que se realice y del monto del ingreso, pero oscila entre 0.4% al 10%, mientras que la retención para efectos del IVA es del 50% del impuesto, o sea, un 8%.

No obstante, lo anterior, ambas legislaciones prevén que en caso de que la persona física no proporcione su clave de Registro Federal de Contribuyentes (RFC) a la plataforma digital, esta última retendrá el 20% por concepto de ISR y el 100% del IVA, o sea, el 16% total. La sumatoria de ambas retenciones representan una retención conjunta de 36% o, en términos de flujos, una retención equivalente a un 31.03% del flujo de operación (36 / 116 = 31.03%).

Este problema no es exclusivo de las personas físicas, en la práctica se extiende a las personas morales, pues no obstante que este nuevo régimen de retenciones aplica única y exclusivamente a las personas físicas, y no tiene ninguna aplicación sobre personas morales, la máxima retención equivalente a un 36% se efectúa a todos aquellos contribuyentes que no proporcionen su clave de Registro Federal de Contribuyentes (RFC), puesto que las personas morales que operen a través de plataformas digitales, si no proporcionan su RFC a dicha plataforma, esta no podrá identificar si se trata de una persona física o moral y, en consecuencia, efectuará las retenciones en las proporciones indicadas.

Ahora bien, en la práctica el problema con esta retención es que, al no haber un RFC válido a quien asociar dicha retención, esta quedará informada al SAT como una retención a un contribuyente indefinido, siendo imposible que la persona a quien le efectuaron la retención reclame dicha retención, pues no tiene forma de demostrar que la retención le fue efectuada a él, al menos no con la documentación oficial que exige la legislación fiscal; es decir, con la constancia de retenciones.

Puede pensarse que una solución es solicitar a la plataforma digital la rectificación del documento, pidiéndole que emita una nueva constancia de retenciones, ahora sí a nombre y con el RFC del contribuyente, de esta forma, al menos, habrá constancia de que esa retención le fue realizada a ese contribuyente en específico.

Para una persona física será suficiente contar con esa constancia para poder aplicar esas retenciones contra sus impuestos; sin embargo, para una personal será un tanto más complejo aprovechar esa retención, pues su régimen no contempla acreditamiento de impuestos por concepto de retenciones. Podrá, en su caso, aplicarla en papeles de trabajo y dejar evidencia de su aplicación, pero siempre estará el riesgo latente de que dicha aplicación se observada y cuestionada por la autoridad fiscal.

Esta alternativa es compleja de ejecutar en la práctica porque las plataformas digitales tienen sus procesos automatizados y sistematizados, realizan altos volúmenes de operaciones, y hacer una solicitud de una emisión de una constancia en particular puede ser un gran reto operativo para ellas. Vale la pena hacer el intento de solicitar una rectificación, pues el costo es alto, como ya se demostrado, pero se debe tener presente que es una tarea compleja.

Como puede verse, una retención del 36% realizada por plataformas digitales tiene grandes probabilidades de convertirse en dinero perdido, con un alto costo para el contribuyente, pues no obstante que le fue retenida esa cantidad, al no poder acreditar que esa retención le corresponde, deberá pagar los impuestos sobre esas operaciones; es decir, un 16% adicional de IVA y el monto correspondiente de ISR, lo que puede llegar a representar más del 60% la operación, solamente en impuestos.

Por tanto, es sumamente importante revisar que el RFC registrado en la plataforma digital sea la clave correcta, que sea un RFC válido y que corresponda al contribuyente quien acumula el ingreso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.